martes, 1 de julio de 2008

Fuego de Otoño

.


.
El llegó en su catramina al país de nunca jamás. Se perdió una, dos o seis veces en calles forasteras. Descubrió nuevos mundos que poco importaban al otro lado de la vía.

Ella esperaba con imagen serena en el encuentro de dos calles. Cuando él la vio no supo si era ella o era la espuma de su mismo deseo. Miró una, dos o seis veces hasta no tener más dudas: En esa esquina la magia llevaba zapatillas.

Buenas noches, señorita, un gusto conocerla al fin” dijo a un tiempo, con el saludo de las almas perdidas de la noche.

Ella sonrió y Laura se llamó en su sonrisa. Sin exhuberancias, pero ardiendo en su nombre.
Él… podría no haber tenido nombre, pero Oberón les gusta a las hadas.

Las miradas se cruzaron unos segundos. Luego ya era suficiente: se tomaron de la mano y se dieron a la fuga entre unicornios y dragones. La espina de cada uno sintió la huída de las miradas encantadas. Y ellos aun de pié en la esquina de la magia.

Buscaron un bar. A decir verdad, Laura lo condujo a un bar paseando en sus zapatillas. Oberón se dejó llevar como se llevan los ángeles desterrados.

Aquel antro era luminoso u oscuro, concurrido o solitario, moderno y olvidado por el tiempo. Un lugar que no supo ser más que circunstancia de un encuentro, y poco importaba cuando Laura revolvía su vaso de gaseosa; y el silencio entre palabra y palabra se guardaba en una cajita de algodón.

Las horas avanzaron sin prisa, y con algunas pausas de irrealidad.
En tres horas ocurrió todo un mundo:
En las palabras de Laura hasta el hombre de las cavernas hacía melodías.
En la mirada de Oberón se podía tomar por asalto a la esperanza.
Laura sabía reñir sin pelear, sabía odiar sin dolor. Y le dolían algunos colores cuando faltaban.
Oberón sabía de dolores y odios. Y peleaba consigo mismo cuando perdía al arco iris.

Entre la necesidad y lo inevitable, él estaba decidido a probar el beso del hechizo.
Laura lo debió esperar tres horas y todo un mundo. Y siempre serenamente.

Justo cuando el intervalo congeló el aire y empujó las ganas, Oberón se sintió besando. Porque lo cierto es que él no la beso. Fue ella. Aunque fue él quien se abalanzó sobre sus labios y la tomó en sus brazos. Aun cuando ella no se movió mucho más que en sus ganas y en su boca para darle la bienvenida.
Ella lo beso. Él se sintió besando.
Las miradas volvían ebrias de su juerga al momento de consumar las ganas.
Y las ganas eran todo.

La noche los envolvió, los sacudió, los agitó.
Oberón abrió el cielo oscuro y regaló el sol sin dañar la tela de la penumbra.
Laura abrigó la luna con un campo de muecas doradas.

Nadie escuchó, nadie los vio.
Su divagar era de pasión y fantasía, de sueños y calor.
Nadie escuchó, nadie los vio.
La noche fría apenas era tan fuerte y pequeña. Un tapiz de fulgor los escondía.

Los minutos se escurrieron hasta encontrarlos en el auto de Oberón. Ella sonreía tanto que su nombre se perdía y encontraba mil veces. Él solo sabía tomarla una y otra vez en sus ansias. El frió, la noche, el mundo, todo desapareció tras las ventanillas empañadas.
La agitación se hizo piel, y la piel se volvió elixir.
Cuando el gemido ahogó el grito de Laura, Oberón se dejó sucumbir.
Por unos instantes nada pasó, los cuerpos se dejaron sentir.
Por unos instantes el deseo tenía demandas propias.
Entonces un beso. Luego otro. Luego otro.
Y algunos más que no hablaban de volver, de seguir, de ser.
Sabían que el despertar es inevitable.
Aun ante el anhelo de eternidad de aquel sueño.


Entonces un beso más. Luego otro. Luego otro.
Y nada más.

Solo la despedida.
Justa, certera, necesaria, ineludible.

Las almas respiraban repletas de satisfacción.
Y en ese estado abrumador, mejor no perder un segundo.
Oberón y Laura entrelazaron una mirada más.
Nadie dijo “te quiero”. Nadie dijo “llamame”, “veámonos otra vez”. Ninguno de los dos gritó desesperado.
Los corazones ya eran tan frágiles como la escarcha y las palabras se encendían letra a letra.
Nadie dijo nada, entonces.

Cada cosa que él hace es mágica” suspiró, y tuvo que concentrarse para acertar la llave en la cerradura. Laura cruzó el umbral de su casa sin volver la vista atrás. No hay otra forma de volver de un sueño.

Oberón se detuvo unos segundos para verla entrar. Los vidrios ya no estaban empañados, pero eso solo fue un indicio vulgar. La somnolencia lo abofeteó, la sensación de un buen sueño lo despertó. “La magia llevaba zapatillas” suspiró antes de poner en movimiento el vehículo.

Nunca antes una catramina había escapado de un sueño.


Era otoño y el fuego sonó entre las hojas.



.

34 comentarios:

Anastasia (R.) Beaverhausen dijo...

Me encanto como relataste la historia..
Pero no me gusto el final.. ese final que es tan común que pase en la vida real.. ese final frío que por no querer mostrar debilidad o sentimientos nos hace perder lo mejor que puede tener el futuro.. Porque no pudo ser esto el principio de una historia?
Sin embargo me encanto..

besos..

Lulis*~ dijo...

me gusto mucho.. me recordo algunos momentos vividos... *melancolia*

besito

L! dijo...

es bello!!!!!:.. me encanto, me erizo la piel al leer.. senti como la magia de tus palabras me envolvian.. lindo poder sentir todo ese remolino de sentimientos!.. Besos dulces, en esta semana de la dulzura!

GABU dijo...

En otoño arden algunos sueños de una noche de verano...

P.D.:Làstima que ella no se llamara TITANIA,no? ¬¬


"No hay otra forma de volver de un sueño..."

¿Ustèt cree? ;)

BESITOP

Scar dijo...

.


Anastasia

¿Quién sabe si no fue el principio de una historia?
SI es que un sueño puede serlo.

(Sin embargo) Me encantó que le haya encantado.

Siempre es un gusto su visita, mi dama.



Lulis*~

Suspire nomás, señorita.

Gracias por leer.
Y por el “besito”.



L!

Gracias por los elogios.

Y en cuanto a la semana de la dulzura… ¡mande chocolates!



GABU

Usted encontró la mitad del juego de los nombres. ¡Muy bien!

El nombre del protagonista masculino es en obvia alusión al personaje de “Sueño de una noche de verano” del excelso William Shakespeare (uno de mis favoritos).

Un poco (bastante) más difícil pero… ¡a ver quién saca el por qué del nombre de ella!

¿Si hay otra forma de volver de un sueño?
No, no creo. Caso contrario nunca volveríamos.

flor dijo...

No me da el razonamiento vespertino para atender a tanta dulzura. Me morí de lo que tierno que es, y no se haga el desentendido ud, que se hace el león enojado pero esconde un corazón blando como pocos ;)

Ni que hablar de su sentido del gusto. Yo soy RE pro zapatillas, jaja...

Un beso enorme scar querido. Con este sueño ha reivindicado la historia de su nombre (y que en mi corazón de niña aun me apiado del pobre simba, como dice mi amiga de habitarás...)

Habitarás mi ocaso dijo...

Mire que casualidad, Sr. Felino! Arriba de mi comentario esta el de mi buena amiga Flor(dentro y fuera del mundo blogger)!

Le dejo un beso enorme! Y espero por su visita! Sus comentarios son los que mas me entretienen!

Mary dijo...

:)

HOLA MI QUERIDO LEONCIO JAJA
MUY BUENO SU ESCRITO¡¡ MELANCOLICO ¡ Y DULCE¡¡

LO VENIA A INVITAR A MI BLOG A QUE COMENTE LOS VERSOS DE MI HIJITA DESCAPACITADA A VE SI TE GUSTAN UN BESITO MI QUERIDO . ESO SI TIENES TIEMPO.

Limada dijo...

Hermoso post.
Aunque me quedé medio triste viste.
Beso.

SIL dijo...

"Y volaron mis sentimientos colgados de un suspiro"

Que lindo texto Scar, y es así... la magia tiene zapatillas, tiene canciones, tiene nombres, tiene gestos, tiene besos, tiene abrazos, tiene personas que la trasmiten en palabras...

Y Ud.es uno de ellos, es magia pura al escribir, lejos de toda oscuridad, lo suyo es una permanente conjunción de sensaciones, que permiten a quien tiene el placer de leer(lo), vivirlo. ¡Gracias por ello!


Y dicen que soñar es el principio de un sueño hecho realidad..asi que para mí, es el inicio de algo..al menos de re-descubrir el poder de la magia.

Un besote, impecable, como siempre.

Guille dijo...

TO MÁ

Y pensar que algunos idiotas dicen que los leones no saben escribir...

No te tiro más flores porque después me cagás a pedos, Scar.

Saludos!

Scar dijo...

.

Habitarás mi ocaso

¿Será conexión de almas?

Gracias por el beso y tenga la seguridad que andaré rondando su morada.

Entre el aforimso y la reflexión me siento a gusto cuando la leo, mi dama.



Mary

Gracias por leer, y por los elogios.

En cuánto mis obligaciones académicas me den un respiro pasaré y me pondré al día con todos los Blogs amigos.




Limada

Gracias por el elogio.

Y sí se quedó medio triste, algo funcionó, algo llegó.

Un placer, mi dama.



Hadita SIL

Gracias a usted.

Sepa que es portadora de una virtud que escasea: Me deja sin respuestas.

¡Su elogio es desmedido, señorita! Jajaja.

Un fuerte abrazo, Hadita.
Y gracias también por la magia, por los sueños.



Guille


Naaahhh, la marca de mi garra a duras penas imita la prosa.

Jajaja. No, por favor, ¿Cómo retarlo?

Un gusto su visita, caballero. Realmente.

MARAIA BLACKE dijo...

Hola...las hermosas palabras que dejaste en mi blog me trajeron derechito para aca...
Tienes un estilo muy particular, me gusta mucho...
Este relato es una belleza, realmente me encantó.
Si te gustan los cuentos y tenes ganas de ver algunos, te envito a cofredecuentos...no esta muy actualizado...pero quizas algo de lo que veas te guste.

Saludos y realmente me alegro de haber conocido tu blog.

eMe dijo...

Scar!!! me encantó, me encantó, me encantó :)

Hay "imágenes" hermosas... yo me llevo "En esa esquina la magia llevaba zapatillas."

Un beso grande

PRINCESA HEREJE dijo...

Excelente relato...

Lamentablemente.. nada mas lejano que los sueños de una noche de verano... muchos de ellos se ahogaron en el fondo de la ultima copa...

Mary dijo...

;)

GRACIAS POR TU PASO MI QUERIDO.

TE HE DEJADO UNA RECETA CON MUCHO AMOR EN MI BLOG CUANDO TENGAS UN TIEMPITO PASA A RETIRARLA.
BESOS.

Vertigo dijo...

Basta de escribir TAN BIEN!...no,no dejes nunca de hacerlo, es tan plancentero leerte.(por lo menos logra que salga de ese mundo en que hay libros,apuntes, y nervvios!). Un beso ruidoso en el cachete!.
Pd: y me senti identificada, más independientemente de que mi segundo nombre es Laura....

Dani Bani! dijo...

Para evitar la reiteración de elogios sólo diré que me dejó con la sensación de que todo ese relato, tiene algo de autobiográfico.

En fin, estoy hasta las bolas con el estudio y se me complica pasar seguido por acá y actualizar mi espacio, vió como es esto.

Sin más, me retiro a disfrutar de mi merecido finde, espero que haga lo propio.

Le dejo saludos y mis más sinceras felicitaciones por sus escritos.

Besos!

Dani Bani.

PD. 1: Laura por la canción de Nek? (Y la formalidad se fué a tomar mate con los desconocidos)

PD. 2: No más verificación de palabra. Aunque debo sincerarme y admitir que lo hice sin recordar su comentario. Pero la base está (?)

HELADO DE POLLO dijo...

grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!



hola scar!

HELADO DE POLLO dijo...

grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!



hola scar!

Zoe dijo...

escuchaste every litle thing she does is magic, de sting??


va como piña como fondo del texto

Turka dijo...

Señor Leon muy interesante su relato...pero cree usted en sueños de verano?...



pd...estaba curiosiandito por sus posts anteriores y vi que nunca me da la bienvenida...sera que no soy tan bienvenida en su selva?!
digamelo y le prometo no volvere ;)



besitos...

Agustina dijo...

no, no, no, cuando leí lo de las zapatillas me acordé de un cuento/película/algo que leí/vi hace muchísimos años, pero no me acuerdo bien qué era !

qué situación horrible

Scar dijo...

.

MARAIA BLACKE

Me alegro que le haya gustado.

Ya estuve por el Cofre leyendo un poco.

Una calurosa bienvenida, a la oscura morada del león marcado, donde nada es lo que parece… bueno, eso sí, pero lo demás no.
O solo a veces.

Saludos.



eMe

¡Tres veces le encantó!

¡¡Eh!!, ¡¡¡no se lleve las imágenes!!! ¡¡¡Devuelva!!! (así anda la cosa)

Jajaj.
Un gusto sus elogios.

Otro beso.



PRINCESA HEREJE

¿Los sueños le son lejanos?
No lo creo.

Aunque es cierto que muchos acaban en una copa.
Pero también nacen allí…



Mary

Nada que agradecer.

¿Una receta? Espero que sea comida….




Vértigo

Una caricia para el ego su comentario.

Seguiré escribiendo, aunque no sea más que un intento.

Solo para sacarla de los libros, apuntes, y nervios; y ganarme besos con ruido.

Pd: ¿Quién le dice si no es su historia una historia de muchas almas, Laura?




Dani Bani!

La realidad y la fantasía se mezclan en la prosa del león oscuro. Y las biografías juegan a disfrazarse de propias y ajenas.

Sí, sé como es lo del estudio (¿hace cuánto no publico nada yo?).
Pero mientras cuente con usted sabré soportar su ausencia.

Más saludos, y gracias por las felicitaciones.

PD. 1: No, ni a palos. “Laura” es por… jajaj, ¡a ver si alguien lo descubre! Está medio entreverado, pero a lo largo del texto hay una que otra pista del nombre.
PD. 2: ¡¡¡BRAVO!!!



HELADO DE POLLO

¿Está haciendo gárgaras?

Jajaja




Zoe

No solo la escuché, sino que la estaba escuchando al momento de escribir el texto.
Es un parafraseo, una licencia, un atrevimiento, lo que hice. Porque esa canción es mágica.



Turka

No sé si creo en sueños de verano.
Me han pasado. Han pasado.
Pero son sueños, no sé si es cuestión de creer en ellos.
A veces los tenemos, a veces queremos tenerlos.
A veces están allí.

Pd: Disculpe la descortesía si no la he recibido apropiadamente. Usted es bienvenida en la morada del león oscuro. ¡Pero deje de tomarse todo el licor del bar!

Jajaja.
Más besos.



Agustina

¡Usted siembra la intriga y se retira!

¡Que descaro! Cuente, cuente.

¿Por qué una “situación horrible”?

Laura... dijo...

Ud hace q se ruboricen hasta mis zapatillas...





Muchas gracias...

Scar dijo...

.


Faltaba más.

Es un regalo para la magia.

soy histerica y que ? dijo...

un regalo para mis ojos

flor dijo...

Ejem, Sr Scar, no me venga con que está hibernando porque los leones no son osos polares...

Te espero :) (¿pongo el agua para el mate? Digo, por si venís con frío)

Turka dijo...

hooo y ahora me llama borracha!? usted si que es igualado señor leon he! jajja




que tengas feliz fin de semana...besitos...

Palbo dijo...

Torácica,
mi caja es tu caja.

Chapu dijo...

Me gustó. Desde el título y pasando por "Cuando él la vio no supo si era ella o era la espuma de su mismo deseo"... hasta "Laura cruzó el umbral de su casa sin volver la vista atrás. No hay otra forma de volver de un sueño".


:)

Scar dijo...

.

Histérica (con onda)


Un regalo el suyo para mí.

Gracias y un beso.



Flor

No, no, andaba con poco tiempo entre Parciales, el Recital del Indio en Tandil, y el Pre Foro de Memoria e Identidad en Olavarría.
(Y algo de fiaca debió haber también…) (me junté con un amigo oso y nos fuimos de bares, ¿quién sabe?)

Todo bien con el mate, pero si me esperás con café con leche mejor aun.



Turka

Jajajaja.

No, no, no, solo dije que compartíamos el gusto por el buen licor… (¿dije eso?)

Gracias por los “besitos”.



Palbo

¡Que cosa, che!

¡Ni uno, ni uno!

¿Será posible?

¡¡¡Ni uno más o menos cuerdo pasa a comentar por acá!!!



Chapu

Un gusto que le guste.

En serio.

Me gusta que así sea.

Beso

Vertigo dijo...

Por favor y algo para sacarme de los nerviso..ya que horas..tengo un oral?...Bueno lo vuelvo a leer a usted..y me calmo:gracias...
Encima entre a otro blog..y por culpa de usted, si usted, ahora me queda pegado la parte de una canción de un cierco jajajajaja...
Saludetes!!ahh y beso ruidoso!!.Bet

Scar dijo...

.


AAALEEEEEEEEEEEGRÍÍÍÍÍÍÍÍAAAAAAAAA


(me tomo el trabajo de poner tílde en cada I y todo)