jueves, 15 de abril de 2010

A cuento de la falta de cuentos

.
“Eres un recién llegado y yo ya soy tu aprendiz”

Ismael Serrano



.

Llegó una duendecilla con gesto tímido, pasos algo torpes y sonrisa angulosa.
Dejó el pegaso que la acompañaba al resguardo de un roble amistoso y se acercó al pájaro que adornaba una rama al sol del camino .

"¿Alguna novedad?" preguntó al Milano en reclamo de un encargo reciente, y de un anhelo tal vez desmedido.

El ave carraspeó su pico gastado y se acicaló una de sus alas de plumas viejas antes de contestar.
"Mire, joven. La morada está vacía, vengo de allí. Ayer pasé también y sólo vi un par de roedores ebrios y un macaco desvariante. A sabiendas de que era un intento de improbables resultados exitosos, les intenté preguntar. Entre los balbuceos de dos de ellos -uno de los ratones no despertó de su borrachera- me dijeron que han visto al León Marcado entrar presuroso y salir más empedernido. Así un par de veces, pero poco quedarse"

La duendecilla entreabrió su boca para emitir alguna interjección de asentimiento que hiciera continuar el relato. No salió ninguna. Pero el Milano está viejo y sabio, no necesita de un "Ajá".
Entonces prosiguió:

"Si bien no soy de malas costumbres, la puerta abierta me permitió asomarme un poco a la morada. Sin tener que deducir demasiado, y sólo jactándome de mi buena vista, le cuento que hay vestigios de uso en la cama de la fiera. Tanto como hay indicios de que el abrazo de Morfeo lo ha encontrado a su León algunos pasos antes de llegar al lecho en una que otra ocasión. Libros desparramados. Vasijas y cubiertos acumulados. Y canciones de aquel poeta de unicornios que se repiten. Más no puedo decirle"

Dejó el Milano un pequeño espacio para que la duendecilla sintiera que el relato ya había concluído. Una vez que esto ocurrió, acercó sus ojos brillantes a la pequeña y casi le susurró como quien cuenta algo que sólo es importante para pocos:
"Pero, viniendo de ese sujeto, y si yo conozco esa melena oscura, no necesariamente es mala señal la ausencia"


"Bueno... por lo menos que alguien lo haya visto rondar... sabía de esas mañas de no andar asomando mucho la melena, pero tanto tiempo sin dejar marca... me había llamado la atención..." respondió ella, como si fuera una nueva pregunta.

El pájaro estaba lo suficientemente grande y era lo necesariamente bueno como para sentirse abuelo ocasional. Tanto que todos recurrían a él preguntando cosas, cómo él las buscaba responder porque amaba esas ocasiones. Y así, como un abuelo, en un guiño le dijo: "Puedo decirle algo que es tan venturoso como terrible: Las historias se siguen congregando en la morada oscura. Llegan unas traídas por la brisa. Y más cuantas por vendavales. Sólo debe ocurrir que las garras puedan posarse sobre ellas. Mientras tanto, se siente como el aliento de dragón acumulado. Es un ambiente tibio... que necesita estallar".

La duendecilla sonrió, y bien que le salía sonreír así.

El Milano viejo se hizo el pájaro viejo (que no es lo mismo): "Pero... ¿quién sabe de los cuentos, no?", dijo de costado, como quien dice una expresión liviana.

"Yo sé de alguien que algo va sabiendo..."



.

12 comentarios:

Tierras de Georgelott dijo...

Linda historia. (La introducción es muy linda en serio eh!).
(ese pájarraco me cae mal, tanto como ud. jaja)
Quién pudiera tener un pegaso! :(
(los vendavales me tienen cansada!)
en fin...

Abrazo Tío.

SIL ♥ dijo...

A cuento de la falta de cuentos...siempre aparecen cuentos para ser contados por un Cuentacuentos...

(y celebro por eso ☺)


Preguntas, ausencias, idas y vueltas, novedades, costumbres (buenas, malas), puertas que se abren, indicios que acercan y responden, huellas - marcas que reviven, silencios que dicen, ausencias que no lo son tanto...

Y la vida vivida, que se juega entre, brisas, vendavales, libros y moradas... (moradas que si fueran "tan oscuras" no podrían darle lugar a la congregación de historias...)

Y si en esas moradas, hay canciones de poetas que cantan luchas, sueños, que hablan sobre utopías...algo de luz seguro hay...

Quizás sea la morada de un "Necio" , que aun "ausente" deja huellas que lo vuelven siempre presente...


Quizás se trate de "alguien que algo va sabiendo" y de alguien que algo (o mucho) sabe, de ese alguien...


¿Quién sabe, no?

Muy lindo post, besotees.

murmullo dijo...

MMMMMMMMM!!!! huele a acción en ciernes!!!! Pongo el maíz en el aceite? y la cerveza en el freezer, claro está.

El León Marcado dijo...

.


Farolito... no sé si comentó... o hizo catársis...

Gracias por leer. Como siempre.

.


Hadita, es usted la que va sabiendo mucho.

Hablaría un rato sobre la amistad entre un hada y un león...
... pero, ¿se cree que no me di cuenta que sólo buscaba una excusa para decirme necio?

Jajaj.
Abrazos.



Murmullo...

...ehhh... ¿qué?

Bueno... ponga nomás...

(Gente rara... ¿el pochoclo lleva aceite no?)
.

Alice dijo...

Que lindo que las palabras vuelvan... por exigencias de duendes o quién sabe que..
Ahora yo me quedo tranquila de saber que las historias se siguen congregando en la morada... y es que en otras tierras
las ausencias y las presencias se juegan de maneras distintas... y hay que acostumbrarse a estas formas "de ausencias que no son tanto" ( como dice el hadita)...

otra vez... gracias por seguir contando...
(y por las sonrisas del contar)

Scout Gitana dijo...

Coincido con la hadita ;)
Ni tan obscuro, Ni tan ausente.

El León Marcado dijo...

.

Ojo, Ali, que es peligroso eso de "pisarle la cola" a los leones, por más que escupan historias.

Se le agradece a las dos. A usted por la sonrisa... y al Hadita porque todos le usan las frases para comentar.

(hay un "qué" que van con tilde)

Beso.

.


Lobatera, ¡Otra más que la vive al Hadita!

("al" porque es la conjunción de "a el")

Gracias por leer, también

.

Alice dijo...

Peligroso es andar arrimándose a las moradas de los leones... y ya hace rato que lo hago. Debe ser que ya agarré confianza y a veces me animo a correrlo al León, a ver qué cuento cuenta.

"Tamos" de la ortografía ¿no? ("tamos" que es una forma abreviada de "estamos", y aunque se refiera a solo uno, en este caso usted, lo uso lo mismo, porque a veces es lindo romper las reglas, si quiera las ortográficas)

(se limó la tucu)
Beso

El León Marcado dijo...

.

"Tas pasada" diría la Tucu

Bet dijo...

Yo por aquí....lindo,lindo el escrito señor....y ese pedacito hermoso de Regalo para un primer cumpleaños hermoso!.
Pd: ¿Nos gustó el disco de Serrano? a mi me encanto....
Pd: Ya pasaré más seguido por aquí, espero lo mismo de usted!

Alice dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alice dijo...

Me quedé pensando en eso de contar "algo que sólo es importante para pocos"

No somos pocos... ¿no?

beso

(Me olvidé la mayúscula en el anterior, y como "tas de la ortografía")