martes, 20 de julio de 2010

Quien me pinta

.


Se acomodó el Hadita en el rincón más oscuro de la morada oscura. La noche, sin embargo, no era tan oscura.
Ella sonrió y el León Marcado se hizo el que protestaba entre dientes. Y luego sonrió él, aunque entre dientes otra vez. El Hadita tenía ese poder. “Cosas de hadas” decía el León como si se quejara.
Y la noche era aun menos oscura.

Un cuento se apareció en la morada. Al León le gustaba ver como los cuentos inflaban el pecho para empezar a ser. Y este era un cuento pequeñito. O eso decía.

El León miró de reojo al Hadita. El Hadita seguía sonriendo. Por los cuentos, por el León. Por la luz en esa noche oscura.

Y el cuento empezó diciéndose a si mismo: ¿Te puedo contar un cuentito?, ¿uno bien cortito?

- No se pregunta eso – dijo el Hadita

-¿Aunque se me haya ocurrido recién recién?, ¿aunque aun cuando empiece a contarlo le voy a ir asignando las palabras sobre la marcha? – se emocionó el cuento.

- Ya estoy con frazada encima, sentada como india, y con esa "sonrisa de cuento"

-No te acomodes mucho... – dijo el León Marcado

- ¿Por? – preguntó ella.

-Porque se ve que es un cuento corto. Creo que no llevará más de unos segundos – dijo el León. Algunos decían que el León sabía de cuentos.

- Igual, lo ameritan esos segundos – dijo el Hadita. Ella siempre los mimaba a los cuentos...






.

El otro día me senté en una silla que siempre tengo al lado de la estufa en el invierno. Había pasado por una de esas noches en las que uno corre y se preocupa por la gente. “Más viejo y más cansado” decía el poeta, y a veces así se siente. Pero había pasado una noche de esas en las que uno sale preocupado. Una noche de mucho frío y lluvia en las que más viejo y cansado no importa. Importa el otro. Y uno sale por el otro.

Y, les contaba, sentado al lado de la estufa (esa que tiene una silla siempre a su lado en el invierno) me dije "que dicha eso de aun tener amigos que me hacen salir corriendo entre la noche y el frío preocupado por ellos".

Noche, frío y lluvia. Estoy repitiendo mucho eso. Será que la amistad no es fácil. Y siempre dije que es muy difícil ser mi amigo. Yo no creo que pudiera serlo.


Bueno, el caso es que había pasado una noche de esas (de frío y lluvia). Una noche de esas que uno corre por el otro. Por que se preocupa uno. La amistad es así.

Me puse a pensar, ya de regreso, en mi silla, al calor de la estufa (y era invierno, ¿les dije?) en cuántos amigos uno puede contar.

¿Alcanza con una mano?
¿Necesitaré los dedos de las dos?

Y me dí cuenta que es paradójico hasta casi rozar la ironía: Ocurre que en los momentos de crisis es cuando no puedo contarlos.
Resulta que cada vez que se viene la tormenta no puedo tildar uno a uno mis dedos, poniendo mentalmente en ellos el nombre de mis amigos.
Cuando hay tempestad, siempre, inevitable e ineludiblemente, ellos me estrechan sus manos alrededor de las mías.
.Fuertes
. Firmes
. Cálidos

Y no puedo contar con mis dedos.
Y así, cubiertas mis manos por las suyas, no hace falta.


Porque no cuento con mis dedos, cuento con ellos.

La amistad no es fácil. Pero, a fin de cuentas, el frío, la noche y la lluvia son una parte del camino.



Acá se siente el calor de la estufa.


A esta silla le puse un nombre con letras grandes en el respaldo.

. La llamo “Amigo”



.



.



- No era tan pequeño. Casi gigante diría.

El León sonrió. Ya no entre dientes.

La noche no era tan oscura.

Ni tan fría.




.

11 comentarios:

Eliana dijo...

Vuelvo a los lugares perdidos, vuelvo a leerlo y a sentirme bien..

Pronto seguiremos hablando de noches y soledades, porque la ninfa vive en una constante ausencia pero recuerda con las palabras de quien se siente cómoda y cálida.

SIL ♥ dijo...



Y la lluvia, como diría él, es de esas "cosas generosas"...y sonreiría, con esa sonrisa que le dibuja la convicción de que es posible...


(Y yo, entre sonrisas, risas y lágrimas, no tengo más que decir, que una y mil veces: GRACIAS ).


Y sí, "hay cosas generosas", como este cuento, éste y aquel, que se escribe quizás, hasta sin saberlo...

Ese cuento, que con pasos y andares compartidos, va marcando el camino y hace que siempre valga la pena.

Y porque no hay oscuridad tan oscura, ni morada tan oscura, porque incluso las sombras necesitan de luz (mucha luz) para existir...
Imagínense entonces, en esta morada, que alberga tantas historias, cuanta luz tiene que tener...

(Y ni hablar del Cuentacuentos que vuelve a esas historias mágicas...y sí, es un casi Gigante )

Las noches entonces, no son tan oscuras...ni tan frías, porque tanto el invierno, como las noches, como el frío, son solo circunstancias cuando de "salir corriendo entre la noche y el frío" es por un amigo...

Y no cualquiera cuenta con el Honor de tener un amigo que se siente dichoso por eso...Y entonces (si es que fuera difícil ser su amigo) bien vale tener que "ganar" ese Honor...

Y esa silla, ese calor...honran con su existencia, y hacen, enseñan que los lazos, son más... mucho más, que no sentirse a la deriva...

Jha... ¿Quién no quisiera ser de la partida? ...

Y yo sé que cuento con vos...y con eso, ya no hay necesidad de contar nada más...

Y porque es mucho lo que falta para ser mejor , pero vos sos "un compañero con el que uno se vuelve mejor, inevitablemente...", y así, todo se hace más fácil...incluso derrotar las tormentas...

Gracias por no sólo preocuparte, sino por ocuparte...y no sólo por tus amigos...

GRACIAS, GRACIAS Y más GRACIAS .

Y juro que intenté ser breve, pero efectivamente la síntesis no es lo mío, y menos cuando de amistad, de amigos, de lazos se trata...

"Cosas de Hadas y Leones", diría yo, porque las Hadas sólo existen si alguien cree en ellas...

Y no se olvide, que este Hadita es sólo el reflejo de la inmensa luz y magia que tiene este (MI) León...un León marcado, pero nunca jamás oscuro...


Abrazoteeeeeee (enormeeee)







Pd: PRIIIIIII

Despe dijo...

Me gustó mucho lo de "Porque no cuento con mis dedos, cuento con ellos."

A veces uno se empeña en pensar qué pocos son los amigos reales y siempre acude al ejemplo de los dedos de las manos, cuando en realidad debería pensar así, tal como usted lo escribió.

Maju dijo...

Solamente voy a decir "Awwwww que tierno!!!!"
Besote!!^^

Cecilia Fernandez dijo...

Es muy tierno.
Muy sutil.
Una belleza.
Los amigos siempre amenizan los peores momentos...
Al menos eso creo.
Le mando un beso =)

Que termine bien la semana.

Alice dijo...

Si el cuento "se dice solo", la morada no debe ser tan oscura.
Hermosa historia, las manos y la amistad tienen eso de que uno las piensa juntos por ahi... que bueno que no sea para contar con una u otra, sino para estrecharlas.

Se ve que no sólo sabe de cuentos...
sino también de lazos...
".Fuertes
.Firmes
.Cálidos"

Hermoso relato... dan ganas de leerlo y leerlo y leerlo, y no suena a repetido.

¡Besos!

Anónimo dijo...

Jha! te dijeron tierno.
Un abrazo, Peón Lerseverante

Cachorra dijo...

Gracias Léon.

Usted sabe que no importa que tan difícil sea su camino o el mío, siempre, y pase lo que pase, voy a estar ahí.

Mentecata. dijo...

Y sin embargo, es increíble como muchos se matan por tener cientos de amigos en ciertas páginas, cuando al final los únicos que importan son esos que estan ahí para bancarte hasta las últimas de las últimas.
Hermoso cuento.
Extrañaba andar por estos pagos.
Saludos León n_n

Horacio dijo...

más viejo, más cansado y más puto jajaja

El León Marcado dijo...

.

(Entre que me da “fiaquita” y que ando con poco tiempo…)
(Así estamos)



Ninfa.

Uno siempre está volviendo. Y es grato que usted lo haga.

Vuelva.
Y hablaremos de noches y soledades (algo sé de eso). Y si se vive, no es constante, ni ausencia.

¿Cómoda y cálida? Por las dudas enciendo la salamandra y desocupo el sillón.




Hadita.

Lo dice Roberto Cantos lo de la lluvia (Recomiendo de sobremanera su “Canción de fuego” ya sea por Gieco y Lacarra como por el Dúo Coplanacu).

No agradezca, que usted mima a los cuentos. Y los escribe un poco.
Yo soy sólo un Cuentacuentos. Ni tan grande, pero, espero, no uno pequeño.

Y… aun creo que cualquier honor… vale la pena.
Por eso, yo estoy profundamente agradecido de ser de la partida.
"Cosas de Hadas y Leones", entonces, porque creo. Inevitablemente debo hacerlo si todavía hay quienes se animan a caminar al lado del León Marcado.

Más abrazos.
Más.

Pd: Acá no hay Pri, que esto no es lo de Horacio y no andamos con méritos pasatistas… si no tiene premios en morlacos.



Despe .

Me gustó que le guste.

Y me gusta que ande nuevamente por acá, mi dama.

Un saludo.




Maju.

NO
SOY
TIERNO

Grrrrr,



Ceci.

NO
SOY
TIERNO.

Gracias por leer. Y por los buenos deseos.

Sobretodo porque se me viene olvidando cuándo demonios debería terminar una semana…



Ali.

Los cuentos son medio así, tienen ese desparpajo de los chicos. Ellos saben y yo, intento ir sabiendo.

De cuentos y de lazos, algo espero saber.

Y si de eso se trata, lindo que se repita, ¿no?

Besos





Gran Lobo de mis chicas rápidas.

Acá cada uno es libre de decir la huevada que le plazca (NO SOY TIERNO)

Otro abrazo, Cánido de Promiscuidad Fallida



Cachorra .

Gracias, por estar siempre en el camino. Por ser camino. Por ser brújula.

Y por soportar mis malas gestiones en lo que hace a Vialidad… (jej)



Mentecata.

Yo también odio ese sistema perverso, mi dama.

Si extraña, pase más seguido. Ya verá como se le pasa y deja e extrañar… y empieza a arrepentirse.

Saludos.



Horacio .

No hace falta que andes escribiendo acá como si fuera tu perfil de usuario. Yo te aguanto igual, pelado bufarrón.