jueves, 2 de diciembre de 2010

Distrae al dolor

.

"...sólo un trago antes de irse a la cama,
si total mañana nos volvemos a encontrar..."
Ariel Rot


.


La soledad se sentó en mi mesa reclamando lágrimas para saciar su sed.


Sonreí.

Con la misma maldita y falsa sonrisa llené mi vaso con un poco de buen vino.

Llené también el suyo.

No conversamos. A pesar que la soledad suele tener mucho para decir no lo hicimos. Dejamos pasar instantes sin mirarnos. Ninguno de los dos necesitaba ver al otro para ahogarse en la presencia.


Súbitamente me precipité hacia ella y estallé la botella en su cabeza.

.

Me sentí sereno aun en lo brutal de mi acción.

No me sentí a salvo de su abrazo ni siquiera cuando se tomaba la herida rodando de dolor en ese cochino suelo.




La soledad aun me acecha pero ya no bebe conmigo.




(Hay quien dice que la soledad no bebe porque está muy adentro de uno.
Suele pasar que lo que más adentro está, más sed tiene; eso digo yo.)

.

5 comentarios:

Alice dijo...

Hay dos verbos que no dejan de resonarme de este relato...

..."reclamando" y "acechar"...

Dos verbos que son, además de descriptivos, intrínsecos a la soledad... Dos verbos que marcan la entrada y la salida de la soledad de este texto.

digo...

Doloroso... y no porque ella ruede de dolor en el suelo.

Igual... hermosas letras.
Beso!

SIL ♥ dijo...

Muuuy buen post, me dejó pensando...en la soledad, en las conversaciones con ella, en los reclamos, en "el acechar"...y en que muchas veces, sólo con esas "acciones brutales" uno puede liberarse de esos reclamos que tanto le gustan a la soledad...



Y esta frase..."Ninguno de los dos necesitaba ver al otro para ahogarse en la presencia"...tan impecable que desespera...

Quizás sea que la soledad no bebe con nosotros, sino de nosotros...digo.

Besotes.

Cecile Fernandez dijo...

Hay quien dice que la soledad no bebe porque está muy adentro de uno.
Suele pasar que lo que más adentro está, más sed tiene; eso digo yo


Muy bueno el post.
Pero esa frase me dejó pensando...

La soledad es un sentimiento tan ambivalente a veces... hay que saber llevarla como quién dice.

Saludos desde la tierra prometida =)

El León Marcado dijo...

.

Ali.

No sé si realmente es una "salida" de la soledad lo que ocurre en el texto. Definitivamente es otro tipo de relación... o apenas parece.
Será que el dolor que le duele a la soledad no es tan grave como la soledad misma. Nunca se revuelca sola la soledad. Menos si duele.

Y menos mal que esos dos verbos no se amigan con algunos adverbios... (¡Que si no...!)

Gracias por leer.



Hadita.

No creo que uno pueda liberarse encabronándose con la soledad. Más bien creo que una acción brutal así es reconocer su compañía. Luego, claro, puede ser el inicio de algo para hacer con ella (al menos, ya que estamos, jugar un par de cartas).

Será que la soledad... es la manifestación de otro tipo de sed que no se pasa con líquido... por más graduación alohólica que le pongamos.

Gracias por leer.
También.



Ceci.

Nadie quiere a la soledad. A veces queremos estar solos y creemos que es lo mismo.
"¿Puedo decidirlo?", tal vez esa sea la pregunta que los diferencia.

Más saludos... desde la morada oscura.

L! dijo...

..tengo miedo de la soledad... tengo miedo de la compañia...

¡quizás solo me quede a beber en mi mesa!

Besos...