viernes, 27 de julio de 2007

PEQUEÑA CRIATURA

(debo haber contado esto mil veces....)
(una más, entonces)

Cada tanto, a mí, a vos, a Don César -el vecino de al lado de la infancia-, a Graciela -siempre hay una Graciela, SIEMPRE-, a Osvaldo -Laport-, a todos los que usamos correo electrónico nos llega una cadena de algo.
(Ahora que lo pienso, Don César era ya muy viejo en mi infancia y no comprendía los walkman, así que no creo que -en caso de seguir vivo y tener como 150 años- use correo electrónico...)





  • Cadenas por la paz mundial, cadenas para salvar a la ballenas.... Esas que ayudan a pensar a algunos... pero más aun ayudan a que una gran mayoría pueda descansar sus conciencias porque no se alistaron como escudos humanos, ni fueron a torpedear pesqueros japoneses al sur, NI HACEN NADA DE VERDAD QUE VALGA MÍNIMAMENTE LA PENA.... pero reenvían una de esa cadenas y ya se sienten Martin Luther King.

  • Cadenas con bebés, angelitos, flores, corazones... Todas esas las borro con solo ver la primer imágen

  • Cadenas de oración... Que, todo bien, la fe es la fe.... Pero prefiero otras formas de compartir mis credos. Alguna dónde no parezca que le estoy elevándo una plegaria a mi monitor LG, por ejemplo.

  • y también, de tanto en tanto, alguién te reenvía una de esas cadenas con preguntas para "conocernos más". Quiero aclarar que aun no se han contrastado resultados favorables con éste método. (De la misma forma yo tampoco confirmé que la frase anterior sea fehaciente).
Entre conceptos de hondo contenido humano como "Color favorito", "Rosas o Jazmines" o la "hora a la que te levantas"; 4 de cada 5 -el dato es estimativo, CLARO- suelen incluir la pregunta: "¿Crees en el amor incondicional?".


¿AMOR INCONDICIONAL? Lamento decepcionar a mis fans, pero la respuesta es SÍ. Decepcionante para los que esperaban una respuesta ácida y certera de escepctismo. Decepcionante, también, que hasta ahora no puedo asegurar tener fans, vamos a darle un poco más de tiempo a la cosa...


El amor incondicional existe, amigos mios -y demás gente que puede leer esto sin ser ni remotamente afable para mi-. No es el de una novia/o, el de un hermano/a, el de una madre/o ni nada que un humano pueda dar. Todas las relaciones estás sujetas y dadas por una serie de condiciones que son las que dan como resultado el amor que profesan. Pero, si se piensa detenidamente, uno descubrira que no hay forma de lograr la incondicionalidad. Ninguna pareja, por mucho que te ame, banca demasiado que uno ande saltando de cama en cama, dejándo la marca de sus revolcones promiscuos en cada Suavestar o Piero del mundo. O tu mejor amigo, por más bueno que sea, no te dice "todo bien", cuando le chocaste el auto que le robaste la noche anterior, antes de emborracharte para no pensar en que te estabas acostando con la novia de tu mejor amigo en su auto que robaste la noche anterior a acostarte con ella y emborracharte para no pensar que te estabas acotando con ella, lo que luego resultaría en un choque por alcoholismo y culpa. ¿O no odiamos hasta la ira a nuestro equipo cuando en la final de la copa decide jugar "para atrás" -arreglo mediante-? O vos, que prometiste ser un tipo de honor, y te mandás una embarrada gigante para sacar del camino a ese que te rompía las pelotas y afectaba tu pequeño lugar de poder; ¿ni los valores que profesas amas?O el último año de facultad -una privada carísima-, vos, que nunca garpaste algo en tu vida decís: "Má, Pá, creo que lo mio es el tallado de jabones...".

Podría seguir con situaciones que rompen con el mito, haciéndo que el amor deje de ser condición, a veces por unos minutos (Te pedí que me avises cuando empezaba Tinelli!) o por muuucho más tiempo (Nooo, Anita, no te dije Romina.. fué un comentarios sobre las cortinas creo...).

-¿Quieren un verdadero ejemplo de Amor Incondicional?

Saliste apurado a la mañana y lo dejaste en la terraza, no le diste de comer ni le pusiste agua, y todo el día hubo un sol que rajaba la tierra que casi lo deshidrata hasta la muerte. Se hizo de noche -y por esas cosas del cambio climático- empezó una tormenta eléctrica terrible que siguió con una nevada feroz. Vos al volver a tu casa te apuraste y te metiste en la cama calentito a ver trastes en Bailando por un sueño. En mitad de la noche, cuando la nieve ya alcanzaba el metro de altura, puteaste por tener que levantarte a hacer pis -está frío el piso, vió?- Hacia el amanecer salió un sol más fuerte que el día anterior -explicado por las mismas razones que la nieve- y trasnformo la nieve en una inundación de magnitudes bíblicas. Para cuando el agua se evapora, los cocodrilos que se habían establecido por todos lados se vuelven maníacos agresivos -Cocodrilos? Sí, porque.. ¿quién sabe los límites del cambio climático?-. A todo esto vos te estás duchándo tranquilo para empezar el día. Ya cambiadito, y mientras te manducas la decima tostada con manteca y dulce de leche del desayuno se te ocurre abrir la puerta que da a la terraza de tu casa.

Y AHÍ ESTÁ TU PERRO, MUERTO DE HAMBRE, EMPAPADO Y LASTIMADO (no olvidemos a los cocodrilos), PERO HACIENDO UNA FIESTA DE FELICIDAD PORQUE SALISTE "A VERLO"!!!!!!!!



Vos le das una patada porque al saltar te mancha la camisa con sus patas llenas de barro, agua, sangre y restos de cocodrilos. Y te cambias puteando y te vas al trabajo dejándolo afuera de nuevo. Y ese día, justo justo en tu patio, llueven meteoritos!!!!


¿Sabés qué?... Esa noche, cuando vuelvas a tu casa, él te va a estar esperando de nuevo, lleno de emoción.



Y por ahí, si tenemos suerte; te vas a dar cuenta de todo lo que tenés en esas cuatro patas; y de todo lo que le debés, que es mucho más que el tiempo que te sobra.




Y, por ahí, y si ponemos mucho empeño -mucho empeño-, tal vez aprendemos algo, aunque sea algo.




Lo alimento, lo reto, lo acaricio, lo llevo de paseo, me olvido, lo pospongo, juego, abrazo, atiendo, grito... lo que quieras. Por mucho y por poco. Mejor o peor. EL PERRO SIEMPRE ESTARÁ AHÍ, Y SIEMPRE SE PORTARÁ COMO UN PERRO.




AMOR INCONDICIONAL




Aprendamos.




Para juzgar a todos los hijos de puta -perdón, no suelo, pero no encuentro otro término- que maltratan, abandonan, matan... para que nadie crea que después de encerrar a un cachorro en una bolsa de residuos se puede ir por la vida sin ser perseguido como un criminal.




Para seguir estrechándo ese lazo, tan fuerte, entre especies tan diferentes. Amor, hermandad, compasión, lealtad, servicio... reconocer nuestros deberes para con aquellos que siempre nos acompañan.




y para poder contestar algo en la pregunta de "¿Crees en el amor incondicional?".




Sí, creo, es el que tienen mis perros conmigo. Mis perros que los amo tanto como a "esas personas" que todos tenemos. Esas personas que -y no es casualidad- aman a sus perros como yo, como ellos.




Unos y otros: mis hermanos.




(así de tanto los quiero) (a unos y a otros)




Muvi

Antonio Banderas

Ptolomeo


"Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales"

Mahatma Gandhi























1 comentario:

Shampoo sin ceramidas dijo...

Estoy muy de acuerdo con que no existe el amor incondicional entre personas. Siempre se hacen cosas a cambio. Creo que el único punto donde se vuelve incondicional es cuando se espera a cambio solamente amor.
Y lo de los perros, es cierto, aunque podrían tener un poquito más de dignidad, no? jajaja.
Bonitos animalitos. No soy capaz de devolverles nada, por eso no tengo perro (además, mi departamento es ínfimo y carezco de lugar físico)
Gracias por pasar.