miércoles, 28 de mayo de 2008

Impulso

.

Corre Mayo y su aliento deja escarcha en los vidrios de Buenos Aires.

En la fábrica hace frío. Mucho.
Y las manos se ajan entre tanto combate con las herramientas.
Y cada bocanada de aire hace vapor al despedirse de los labios.

Llega el mediodía, suena la campana, y los motores se detienen.

El bullicio del trabajo se toma un respiro para comer.

Hace frío, mucho.
Y el viento gélido y huracanado aplasta todo ánimo para salir a comprar algo de pan y mortadela.
Y las manos se ocultan en los bolsillos del buzo en plan de huelga de todo intento.


El muchacho se acurruca solitario entre unas cajas.

No se sienta a comer como el resto de los operarios.
No conversa y discute como el resto de los empleados.
No habla de sus proezas de fin de semana y baile como el resto de los jóvenes.

Y tirita de frío, como todos.

Su mirada marrón se pierde a través del cristal congelado de la ventana.
La baja temperatura dibuja matices morados en su piel morena.
El viento sacude árboles y arremolina las hojas.
Y el muchacho tirita. Y mira por la ventana.

Hace frío, mucho.
Entre las cajas de la fábrica como entre las casillas de la villa.
Y, encima, hace frío.

El muchacho imagina cosas que no tiene.
Su estómago se queja, porque el hambre aumenta el frío.
Las pocas monedas que tiene reservadas para el almuerzo descansan serenas. El frío le gana al estómago. Pero no a las ganas. Y mirando por la ventana se pierde otra vez.
Entre las cajas que lo arropan anhela con mucho más de lo que tiene. Anhela lo que cuesta, lo que falta y lo que no se resigna el alma a ver como imposible.
Sus manos duras casi escaparían de su abrigo para capturar el calor.
Porque cuando hace frío el deseo no necesita ser extravagante y lujoso.

Mientras divaga y persigue ansias, la ventana enmudece.
Sutil, etéreo, gracioso y brillante, un colibrí se posa en el aire.
Entre los cartones la sorpresa empuja al joven hacia delante.
Sus ojos abiertos de sorpresa anteceden a una mueca de intriga y fascinación.

Menudo y liviano, casi impalpable y mágico, el pajarillo lo mira en un delicado vaivén de su cuerpecito. Afuera se podría levantar un vendaval, que aquel animalito flotaría indiferente.
No puede ser”, piensa el muchacho de manos duras. “Con éste frío, ¿un colibrí?, no puede ser…” insiste.



El receso termina. Los motores de las máquinas se encienden. El bullicio del trabajo cubre la queja de los estómagos.
Las manos buscan las ásperas herramientas.

El muchacho de piel morena y ojos marrones obliga a sus propias manos.


En la fábrica hace frío.
Mucho.




Pero él sabe que sus sueños siguen vivos allá afuera.


.

21 comentarios:

Guille dijo...

Está bueno, sos un narrador excelente.

Hablando mal y pronto, le hiciste muchísimos firuletes a un hecho recontra simple, y eso siempre es agradable.

Qué hacía un colibrí en una fábrica?
Yo suelo verlos en la casa de mi viejo, en un barrio parque, cuando regamos las plantas y vienen a disfrutar del rocío. Son unos animalitos hermosos.

Saludos!

GABU dijo...

Que relato más bello SCAR...
Creo que en esta noche tan frìa voy a soñar con ese colibrí,esa ave tan pequeña que segùn varias leyendas es como un mensajero especial...

P.D.:La ùltima vez que vì un colibrì,bailaba por los aires como extasiado y de pronto frenaba en seco y comenzaba a flotar para luego volar lento,retroceder,subir y bajar hasta posarse màgicamente sobre el viento mientras visitaba una flor...

BESITOS DE (en) SUEÑO :)

Cloe dijo...

Lo mejor que tienen tus relatos es, sin duda, tu forma de expresarlos, casi pude sentir el frío al leer, y eso, creo, no es fácil de conseguir.

Como siempre, excelente.

Saludos.

Lulis*~ dijo...

una vez sola vi un colibri en mi vida, y fue algo tan fugaz que a veces creo que lo soñe... son preciosos

me encanto el texto don Scar.

le dejo un beso, y abriguese ;)

Scar dijo...

.

Guille

Creo que “narrador excelente” es uno de los elogios más gratos –y exagerado, jaja- que recibí en mi vida.

Gracias.

No puedo evitar los “firuletes”, es una forma de contar las cosas. Intento tener cuidado en no exagerar con ellos, nomás.

Con respecto al colibrí… no puedo asegurar que realmente haya existido…

Saludos y un abrazo, caballero.

Siempre es un placer su visita. Realmente lo es.



GABU

Gracias por leer.

Definitivamente, el pajarillo en cuestión es una criatura mágica.

Como los besos de (en) sueño.



Cloe

Perdón por el frío.

Ahora le mando una frazadita. Jeje.

Un placer que tirite y disfrute
con mis intentos de literato.

Un abrazo, con calor.



Lulis*~

Ya volverá la época de los colibríes.

Aun en sueños.

Gracias por el beso.
(Y ya me puse un buzo polar)

SIL dijo...

Una vez màs, una redaccion impecable, una capacidad y habilidad especial para llenar de magia lo cotidiano, y trasladar a quién lee, a ese momento y a ese personaje, gracias por hacer que el relato tome vida y nosotros tomemos parte en esa vida.

Que fuerte y que significativo es mirar esas miradas que se pierden, buscando a pesar de todo lograr sus sueños, y que movilizante que es también.

Y el colibrí, a mi me pareció la concreción de la esperanza que siempre se renueva y permite, a pesar del frio, del dolor, de lo determinado, del desencanto, seguir apostando a ese sueño, a esas utopías que nos obligan a seguir caminando. (al menos a mi me dió esa sencación)

Muy bueno Scar, un placer leer estos textos, ojala que pronto estén todos estos relatos juntos en un libro.

Besote!

Scar dijo...

.

Gracias, Sil.

Usted siempre viene cargada de elogios.

¿Qué puedo decir?
El colibrí es una utopía con alas.
Como todas las utopías.

No digo más porque usted me tiró demasiadas flores.
(Me voy a poner un puestito al lado del cementerio, jaja)

Un abrazo, Hadita.

Roky Rokoon dijo...

lo bueno es que siguen los sueños y al salir se los puede encontrar

una loca linda dijo...

que feo cuando soñar es lo único que queda...
muy lindo relato, y sí, hace frío, mucho frío... :S

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Veo a diario trabajar a los obreros de la construcción frente a mi ventana... encapuchados, con camperas y mucha manta polar en los accesorios.

Manos ateridas..lo sé.
Y no se detienen, como las hormigas...
pero un colibrí, ahhhhhhhhhh...
un colibrí, con lo que me gustan!!!

Piup!

Turka dijo...

tus relatos me atrapan...




besitos...

Valentina dijo...

muy lindo lo q escribiste.
y gracia por tu comentario,
sabes q pasa, ultimamente la vida se esta empeñando en hacerme cosas para que no pare de estar nerviosa y stressada. Se que nada es demasiado importante comparado con vivencias horribles de mucha otra gente.. pero lo que le pasa a uno siempre parece ser lo peor, hasta q te pasa algo enserio.. y decis, como me preocupe tanto por semejante boludez.
estoy haciendo muchas cosas al mismo tiempo, cosas que me dan trabajo y me toman ratos de mi tiempo de ocio, y no para de dolerme la cabeza un segundo del dia.
Es mi ultimo año de secundario, por lo que muchos pensaran q lo aproveche estando al pedo. Pero bueno, soy asi.

En fin, ultimamente siento que estoy del lado de los infelices jaja. No se si viste la pelicula La suerte esta echada. pero me siento muy identificada con peretti. jaja tampoco para tanto.

Bueno scary :P te dejo un beso, un usto que me firmes ya que como nadie sabe de mi blog y las entradas no son la gran cosa... no muchos lo hacen.

Hasta luego.

Valentina dijo...

gracias*

L! dijo...

que lindo lo q escribiste... espero que todos podamos ver ese colibri, en esos momentos de frio.. saludosss

Scar dijo...

.

Roky Rokoon

Mientras uno no los abandone…
(fuera de eso, nada puede matarlos)

Gracias por pasar, caballero.




una loca linda

No, no consideremos que es feo.

Es el inicio de la lucha el sueño.

(Y sí, hace frío, mucho. ¿Allá también?)




.:*:. Ferípula .:*:.

El dolor, la fe y los sueños igualan a reyes y plebeyos.

(Aunque algunos quieren desentenderse)

Bienvenida de nuevo… ¿Ya pudo ordenar su casa…? (hay cada uno!)



Turka

Genial.

¡Siempre quise tener un rehén!

(¿Qué?!)

Más besos.
Y gracias por el elogio.



Valentina

Me alegro que le haya gustado.
Píenselo como un “impulso” para todo eso que le anda pasando/sintiendo.

No le afloje a la vida, que si bien es cierto que vivir solo cuesta vida; es lo único gratis que tenemos para gastar (y ¿para qué ahorrarlo?).

Las vivencias se comparan para no perder perspectiva, pero no deja de ser verdad que cada problema es un mundo para el que lo vive.

Minimice los problemas, al menos en el barullo que le hacen en su cabeza. Cuando las neuronas no alcancen, siempre uno cuenta con el inagotable espíritu.

No vi la peli, me la debo.

Le repito una frase del SEÑOR (así, con mayúsculas) Tolkien, que uso como brújula:

“Lo único que podemos decidir es qué hacer con el tiempo que se nos ha dado”

Seguiré infiltrándome en su morada.
(Prepare café con leche que yo llevo las facturas)



L!

¡Bienvenida!

Ese colibrí vive en nosotros… tengamos los ojos bien abiertos…

Saludos

flor dijo...

Volví!!! y es que como Lázaro, me tomo mi tiempo viste? Cosa que de vez en cuando alguien me extrañe ;)

Vine por el café con leche, pero asumo que a esta altura no me queda ni la cuchara, ¿no? Y bue... si querés te invito a tomar la chocolatada, sin azúcar eso sí, no vaya a ser cosa que se satura.

En fin, prometo no tardarme tanto!

Besote

Anastasia (R.) Beaverhausen dijo...

Me encanto.. el colibrí representa de alguna manera los sueños del pobre chico.. y como a pesar del frío sobrevive, sus sueños también.. le da esperanza.. lo único que realmente necesitaba era eso, esperanza..

me encanto..

besos..

Scar dijo...

.

flor

Solo por usted, voy a hacer otro café con leche.

Le cambio la chocolatada por unas medialunas, ¿le parece?

Besos



Anastasia

El que usted menciona es, ni más ni menos, el simple significado del cuento.

Me encanta que le encante.

Más besos.

Vertigo dijo...

Hayyy nene...que relatos..la forma en que lo escribis es increibles y no es chiste!(sos muy bueno escribiendo y mis felicitaciones!).
El colibr�..es como de alguna forma los sue�os de ese hombre, todos tenemos nuestro colobr�...usted lo tiene?. Un beso y otro beso!.Af(ahora tambi�n V�rtigo..o simplemente Bet..jaja)

deadly brunette dijo...

me encantó, me hizo pensar que a veces la realidad es tan cruda que pensamos que es en vano soñar, pero hay pequeños detalles en el mundo, en la naturaleza por ejemplo, que son tan hermosos y hasta milagrosos a veces, que nos hace darnos cuenta q nunca soñar es en vano.. por mas cruel que sea nuestra realidad, nadie nos puede quitar nuestros sueños.. y por mas imposibles que parezcan pueden hacerse realidad..

beso

Scar dijo...

.

Vértigo

Gracias por los elogios.

¿Si tengo un colibrí? (¡no lo saquen de contexto!)
¡Mis sueños son como cóndor imperial, mi dama!

Gracias por leer.



deadly brunette

No abandonemos el vuelo.

De eso se trata.